Hernia de disco: causas, síntomas y prevención

j

by Alejandro Pardo

}

10.29.2020

La hernia de disco es uno de los problemas más comunes de la actualidad, tanto en jóvenes como en personas mayores. A continuación, vamos a describir cuáles son sus causas y síntomas, al igual que las medidas de prevención. De esta manera, vas a estar enterado sobre todo lo que tiene que ver con una hernia discal.

¿Qué es una hernia de disco?

Una hernia de disco dorsal, lumbar o cervical se trata de un problema en los amortiguadores cartilaginosos, también conocidos como discos. Estos se encuentran ubicados entre los huesos individuales, es decir las vértebras, que se apilan para dar paso a la espina dorsal.

Un disco tiene un núcleo o centro gelatinoso y suave que está encapsulado en un anillo exterior gomoso y resistente. En algunas ocasiones, la hernia recibe el nombre de disco roto o disco deslizado. Esto ocurre cuando parte de dicho núcleo es empujada hacia el exterior mediante un desgarro del anillo.

Hernia de disco: síntomas

Una hernia de disco puede ocurrir en cualquier zona de la espina dorsal, causando la irritación de un nervio cercano. El primer síntoma que se manifiesta es un terrible dolor de espalda. En algunos casos no es necesaria una cirugía.

Por otra parte, la mayoría de las hernias discales se originan en la zona lumbar, aunque también son frecuentes en el cuello. Los síntomas varían dependiendo de la ubicación del disco y del tipo de presión que ejerza sobre el nervio.

Dolor en las extremidades

Si tienes una hernia de disco lumbar, el dolor se verá reflejado en pantorrillas, muslos y glúteos. En cambio, si la hernia está en el cuello, el dolor se reflejará en los brazos y hombros. Generalmente, te vas a percatar de las dolencias al estornudar, toser o cambiar de posición.

Hormigueo y entumecimiento

El entumecimiento es un síntoma bastante frecuente para quienes padecen de una hernia discal. Lo mismo ocurre con el hormigueo, el cual se irradia en la zona del cuerpo donde están presentes los nervios afectados.

Debilidad

Ya sea que tengas una hernia de disco cervical, dorsal o lumbar, la debilidad de los músculos circundantes será notoria. Como consecuencia, presentarás dificultad para sostener o levantar objetos pesados, sin olvidar el dolor.

Hernia de disco: causas

Generalmente, una hernia discal se produce por un desgaste natural que ocurre de forma gradual. Este proceso se conoce como degeneración discal, que está relacionado con el envejecimiento. A medida que van pasando los años, los discos pierden flexibilidad, siendo más propensos a romperse o desgarrarse.

Incluso, con movimientos ligeros y poca tensión es posible que se sufran daños. Por otra parte, la utilización de los músculos de la espalda, en lugar de los de las piernas, para levantar objetos pesados podría derivar en una hernia. Igualmente, torcerse y girarse bruscamente mientras se levanta peso es un factor de riesgo bastante común.

Sin embargo, gran parte de las personas no tienen la capacidad de precisar cuál es la causa de su de hernia discal. En caso de que presentes alguno de los síntomas, es imperativo que consultes con un médico especialista.

Factores de riesgo

El exceso de peso corporal es el factor de riesgo principal para sufrir de una hernia discal. Cuanto mayor sea el peso, más estrés habrá en los discos de espalda, en cualquiera de sus zonas. Por otro lado, si tienes un trabajo exigente físicamente, los riesgos de tener problemas de espaldas se verán potenciados.

Movimientos como doblar, empujar, tirar y levantar, si se realizan con una técnica inadecuada, podrían causar la rotura de un disco. Asimismo, ciertas personas tienen una predisposición genética, elevando las posibilidades de sufrir de una hernia.

Para culminar, se piensa que el tabaquismo reduce notablemente el suministro de oxígeno a los núcleos, originando deterioro rápido.

Hernia de disco: tratamiento

Hay diferentes maneras de tratar una hernia discal, y varían dependiendo de la gravedad del daño. No obstante, una de las sugerencias más importantes es llevar una nutrición adecuada. Tener un correcto suministro de agua, vitaminas y proteínas al día reduce la inflamación.

Por supuesto, una dieta por sí misma no corrige una hernia, pero sí influye directamente en el tratamiento. Es importante incluir vegetales, frutas y cereales integrales, al igual que evitar carnes rojas y azúcar. Tomando esto como base, se pueden aplicar algunos tratamientos como los siguientes.

Fisioterapia

Probablemente sea el recurso más empleado para tratar las afecciones en las vértebras y discos. Normalmente, un profesional les indica a los pacientes una rutina de ejercicios que deben seguir de forma rigurosa. Si te sometes a fisioterapia, también es posible que te apliquen tratamientos con frío, calor o ambos.

Por otra parte, puedes verter beneficiado de la quiropraxis, un tratamiento ideal para corregir una hernia de disco cervical. Tiene el objetivo de que la vértebra logre reabsorber el tejido. Como resultado, con el paso del tiempo la hernia se cura en su totalidad, reduciendo por completo el dolor.

Fitoterapia

Existe una variedad de plantas medicinales que se toman como infusión y que podrían ayudar a reducir los síntomas de una hernia. De hecho, sirven para aminorar el dolor y la inflamación. Es recomendable el consumo de cola de caballo, orégano y tomillo.

Escoge cualquiera de estas plantas y ponlas a fuego medio durante cinco minutos con medio litro de agua. Toma tres tazas al día, al desayuno, almuerzo y cena, y con esto será suficiente.

Hernia de disco: operación

A pesar de que la mayoría de los pacientes responden correctamente a los tratamientos no quirúrgicos, siempre hay excepciones. Si tienes una complicación grave, lo más probable es que necesites una cirugía de hernia de disco. Ahora bien, siempre se trata de dejar la cirugía como última opción, probando primero con otros tratamientos.

Gran parte de las intervenciones quirúrgicas utilizan técnicas invasivas de forma mínima. Esto quiere decir que los cortes son menores, realizando incisiones pequeñas. Por lo tanto, se tendrán menos dolores post operatorios, garantizando una más rápida recuperación.

Discectomía

La discectomía es la cirugía más habitual para tratar una hernia discal. Es un procedimiento mediante el cual se elimina parte o totalidad del disco y vértebras que sufrieron daños. En caso de que el problema se encuentre en el cuello, la operación se realiza desde adelante, recibiendo el nombre de discectomía anterior.

En algunas circunstancias, el cirujano tiene la posibilidad de crear más espacio para el nervio y el disco. Esto lo hace retirando una parte del hueso que está cubriendo al nervio. Dicho procedimiento recibe el nombre de laminectomía.

Prevención de hernia discal

Para prevenir una hernia discal, hay varios aspectos que debes analizar. Aunque es cierto que muchas veces no se presentan síntomas, especialmente si se es una persona sana, nadie está exento de sufrir desgaste.

Por lo tanto, haces bien en tomar en cuenta las siguientes sugerencias.

Realizar ejercicio

Hacer ejercicio con regularidad ayuda a fortalecer los músculos del tronco. Por consiguiente, se logra una mayor estabilización de la espina dorsal. Puedes trotar, caminar a paso rápido, levantar pesas o practicar algún deporte.

Mantener una buena postura

Una postura adecuada reduce la presión ejercida en la espina dorsal, al igual que los discos. La espalda siempre se debe mantener alineada y recta, sobre todo si pasas mucho tiempo sentado. También es importante tener la postura correcta al levantar objetos pesados y al practicar deportes.

Mantener un buen peso

Como ya hemos recalcado anteriormente, el exceso de peso es un factor de riesgo alto para padecer una hernia discal. Al conservar un peso saludable, habrá menos presión sobre la espina dorsal. Por supuesto, para lograr mantenerse en el peso ideal, se tiene que llevar una dieta saludable.

Dejar de fumar

Debes evitar por completo el consumo de productos derivados del tabaco. Aparte de reducir las posibilidades de desarrollar una hernia, también vas a cuidar otros componentes de tu organismo.

Hernia de disco: ejercicios

Hay diversos ejercicios que se pueden realizar en casa para reducir los dolores producidos por una hernia discal. Pero antes de ejecutarlos, es apropiado que consultes con un médico.

De cualquier modo, prueba las siguientes alternativas.

Rodilla al pecho

Te debes acostar en el suelo y levantar una rodilla lo más cercana posible a tu pecho. Mantén la posición por cinco segundos, vuelve al estado inicial y repite el proceso 10 veces en cada pierna.

Contracción isométrica abdominal

Para hacer este ejercicio te tienes que acostar boca arriba en el piso y doblar tus rodillas en un ángulo de 45 grados. Posteriormente, aplana tu espalda contra el suelo y contrae los músculos abdominales.

Superman

Mantén las piernas y brazos estirados mientras estás tendido boca abajo y con la cabeza en línea recta respecto a la espalda. Eleva los brazos al mismo tiempo que las piernas, como si tratases de volar. Por otra parte, este ejercicio también se puede realizar en cuadrupedia.

Esfinge

Acostado boca abajo, manteniendo los brazos extendidos a los costados, extiende el pecho hacia arriba y hacia delante. Mantén la posición por algunos segundos, descansa y repite en 3 ocasiones.

Gato contento y gato enojado (Postura de Yoga)

El último ejercicio consiste en colocarse en posición cuadrúpeda y curvar hacia abajo y arriba la espalda. Esto hace que movilices la columna vertebral, fortaleciéndola eficazmente.

Mi visión personal como Terapeuta Holístico, basado en mi propia experiencia personal:

Tengo 7 hernias de disco diagnosticadas hace 7 años y recuerdo que los diferentes médicos que me vieron la resonancia magnética me dijeron que debía acostumbrarme al dolor y a inyectarme una vez al mes y de por vida, “Vitamina b 12 con corticoides antiinflamatorios”.

Te cuento que en 7 años solo me inyecté en 4 oportunidades. ¿Cómo lo logré? Gracias a las terapias que te ofrezco como la mejor solución natural a tus hernias de disco. Mi programa Sana Tu Ser, es el indicado, ya que trabaja las 3 terapias en simultáneo.

El masaje bioenergético descomprime tu cuerpo, generando alivio inmediato y mayor oxigenación. Las flores de bach equilibran nuestras emociones y trabaja la “rigidez” que se esconde en las hernias de disco y la falta de flexibilidad ante la vida y el biomagnetismo, calma el dolor, sostiene la columna, y nos da más calidad de vida.

Este programa, acompañado de buena suplementación y actividad física, te va a permitir tener una calidad de vida increíble a tal punto, que muchas veces te vas a olvidar de que tenes hernias de disco. ¡OJO! No es de un día para el otro, lleva mucha disciplina y compromiso, pero vale la pena vivir sin dolor.

About the Author

Alejandro Pardo

Tener Salud física y mental se volvió mi pasión. Vivir sin dolor y sin inflamación es posible. Lograrlo, fue lo que me llevó a ser Terapeuta Holístico.

Destacado

Post Relacionados

Terapias Alternativas en Padel

Terapias Alternativas en Padel

Las terapias alternativas, como el masaje bioenergético, las Flores de Bach y el biomagnetismo, pueden ayudar a los jugadores de pádel, tanto amateurs como profesionales, en varios aspectos de su bienestar físico y emocional. Aquí hay algunas formas en que estas...

TDAH

TDAH

TDAH... una mirada holistica. Escribiré lo mas claro posible, para que lo entienda hasta "la tia marta de 75 años". Actualmente, estamos frente a un diagnostico masivo a nivel mundial de TDAH. ¿Que significa esto? Es el trastorno por déficit de atención e...

¿Necesitas ayuda?

Escríbenos

Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...
¿Que vitaminas debo tomar para mejorar mi bienestar?

¿Que vitaminas debo tomar para mejorar mi bienestar?

Guía sobre vitaminas, minerales, antioxidantes y adaptogenos en Bolivia.

Gracias por solicitar la guía. Revisa tu correo ahora!